Español

Estas plagas de cuerpos suaves pueden ser verdes, amarillas, negras o rojas, en dependencia de la especie. Su presencia se detecta generalmente por el residuo pegajoso que se torna negro y mohoso. Estas provocan que las hojas de los vegetales se enrollen y se pongan amarillas, lo que atrofia el crecimiento de las plantas. Debido a su gran capacidad reproductiva, los áfidos son considerados los insectos más destructores entre los insectos que se alimentan de plantas.

Revise todas las partes de las hojas para detectar la presencia de áfidos cuando las plantas crecen rápidamente. El síntoma más común es el residuo negro y pegajoso que dejan a su paso. El control de los áfidos también depende del control de las hormigas. Para eliminar eficazmente los áfidos en su huerto y su jardín, aplique el insecticida Sevin® listo para rociar. Asegúrese de cubrir adecuadamente las superficies superiores e inferiores de la planta. Lea siempre la etiqueta del producto y siga las instrucciones con detenimiento.

¿No es este su insecto?
Vea todos los insectos